Skip to main content
padlock icon - secure page this page is secure

Open Access Reminiscencias del Hospital San Carlos de Bogotá.

Download Article:

The full text article is available externally.

The article you have requested is supplied via the DOAJ. View from original source.

This article is Open Access under the terms of the Creative Commons CC BY-NC-ND licence.

«Y se llamará Hospital San Carlos en recuerdo de mi madre…». &59; Agosto 25 de 1948 &59; &59; Mientras su carro marchaba por la tranquila avenida 13 hacia el sur, la neblina mañanera empezó a ascender, y el doctor José Vicente Huertas, –Exministro de Estado, médico prestigioso de la capital– advirtió con alivio que sería una mañana azul y soleada como suelen ser los días de agosto en la ciudad de Bogotá. &59; &59; Hacía frío, y más en los terrenos despoblados por los que transitaba, cuyos extensos potreros aparecían salpicados por escasas construcciones de adobe. Nada anunciaba por entonces la congestión, el hacinamiento y el gris cemento que se apoderarían pocos años después de esta parte de la sabana. &59; &59; Por eso, la construcción monumental situada al pie de una cadena de montículos que se desprenden en ángulo recto desde la cordillera, hacia la cual se dirigía el doctor Huertas, debía causar gran impresión en aquella época, pues se levantaba solitaria en un terreno llano en donde los árboles recién sembrados no alcanzaban todavía el tamaño de un arbusto. &59; &59; Al mirar ese edificio el doctor Huertas debió emocionarse. Porque esta obra representaba un sueño cuya realización comprometía el honor y la palabra de un grupo de colombianos ilustres del que él formaba parte. &59; &59; Esta era la sede del Hospital San Carlos de la ciudad de Bogotá, el primero y único sanatorio antituberculoso de carácter privado que ha operado en territorio colombiano. &59; &59; Precisamente ese 25 de agosto sus constructores harían entrega solemne del edificio a quienes habrían de encargarse de poner en marcha el Hospital y administrar los bienes que garantizarían su funcionamiento. &59; &59; Ese sueño hecho realidad era el producto de la voluntad testamentaria de Don Gustavo Restrepo Mejía quien registró su testamento ante notario el día 24 de agosto de 1940, un día antes de su fallecimiento. El aspecto fundamental del testamento consiste en la donación de la mayor parte de su patrimonio a «la construcción de un edificio, con los departamentos y anexidades propias para Hospital de tuberculosos y dotarlos de las rentas que su sostenimiento requiera. Esta fundación se denominará Hospital San Carlos, en recuerdo de mi madre…». &59; &59; Don Gustavo Restrepo Mejía nació en Bogotá, el 4 de diciembre de 1870 y murió el 25 de agosto de 1940. Hijo de don Manuel Antonio Restrepo de Doña Carlota Mejía, era el sexto de siete hermanos nunca se casó ni tuvo hijos&59; le sobrevivieron sus hermanos David y Carlota así como numerosos sobrinos nietos a quienes menciona en su testamento, su biógrafos anotan que era «ordenado y sagaz»… jamás perdió dinero en ninguna de las operaciones financieras en las que intervino sin descanso, hasta pocos días antes de morir, porque inclusive cuando vivía en Europa desde allá manejaba todos sus intereses. El periódico El Tiempo de Bogotá se refería a Don Gustavo Restrepo Mejía como «El primer millonario de Colombia»...
No References
No Citations
No Supplementary Data
No Article Media
No Metrics

Document Type: Research Article

Affiliations: Academia Nacional de Medicina

Publication date: January 1, 2005

  • Access Key
  • Free content
  • Partial Free content
  • New content
  • Open access content
  • Partial Open access content
  • Subscribed content
  • Partial Subscribed content
  • Free trial content
Cookie Policy
X
Cookie Policy
Ingenta Connect website makes use of cookies so as to keep track of data that you have filled in. I am Happy with this Find out more