Skip to main content
padlock icon - secure page this page is secure

Open Access Discurso de Orden Pronunciado por el Dr. Carlos Sanmartín

Download Article:

The full text article is available externally.

The article you have requested is supplied via the DOAJ. View from original source.

This article is Open Access under the terms of the Creative Commons CC BY-NC-ND licence.

<&59;p>&59;<&59;em>&59;<&59;strong>&59;Con motivo de la conmemoración del centenario del nacimiento del profesor Luis Patiño Camargo, en el paraninfo de la Academia Colombiana de la Lengua.<&59;/strong>&59;<&59;/em>&59;<&59;/p>&59;<&59;p>&59;<&59;em>&59;<&59;strong>&59;Sesión Solemne y Conjunta de la Academia Nacional de Medicina y la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina. 21 de noviembre de 1991.<&59;/strong>&59;<&59;/em>&59;<&59;/p>&59;<&59;p>&59;<&59;br />&59;Señor ex-Presidente, Dr. Carlos Lleras Restrepo y señora&59;<&59;br />&59;Señores presidentes de la Academia Nacional de Medicina y de la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina&59;<&59;br />&59;Señores miembros de sus Juntas Directivas&59; Distinguidos familiares del Dr. Luis Patiño Camargo&59;<&59;br />&59;Señores académicos y miembros de la Sociedad histórica&59;<&59;br />&59;Señoras, señores&58;<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Hace muchos años -tantos que yo tenía apenas quince- íbamos una tarde a bajar con mi padre a Villeta para reunirnos con el resto de la familia, cuando mencionó que con nosotros viajaría el Dr. Luis Patiño Camargo. Cuando le pregunté quién era nuestro acompañante, dijo&58; -Es un médico que sabe de todo, que conoce muy bienel país y que ha descubierto una enfermedad nueva para Colombia”.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Cuando anochecía pasamos por Sasaima y se sentía ese aroma, inconfundible de nuestras tierras templadas&59; tímidamente pregunté a qué se debía y el Dr. Patiño me explicó que ese olor característico era el de un pasto o gramínea originaria del Africa, que prospera en las laderas andinas y que suele crecer a la vera de nuestros caminos. Recuerdo que durante el viaje hablaron con mi padre de muchos temas, llamándome la atención la propiedad con que se refería a las variadas plantas a lo largo del trayecto.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Hoy, más de medio siglo después, vengo a evocar su memoria en representación de la Academia Nacional de Medicina y de la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina, que me han otorgado el privilegio, que agradezco muy de veras, de llevar la palabra en esta ocasión en que se conmemora y celebra el centenario del nacimiento de tan ilustre colombiano.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;En el libro de bautismos No. 15, folio 56, de la pequeña población de Iza, sita en el Valle de Sogamoso, dice&58; “En Iza, a veintinueve de noviembre de 1891, bauticé solemnemente a un niño de cuatro días de nacido a quien llamé Luis Benigno, hijo legítimo de Timoteo Patiño y Mercedes Camargo&59; abuelos paternos Domingo (Patiño) y Valeria Ramos&59; maternos, Remigio (Camargo) y Bárbara Bayona. Fueron padrinos Telésforo Bayona y Domitila Fonseca, a quienes advertí lo necesario. Doy fe Rubén Salcedo”.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Su niñez transcurrió en Iza y allí, en la escuela pública y en el Colegio de Pesca hizo los estudios de primaria. Los de secundaria los inició en el Colegio Sugamuxi de Sogamoso y los terminó en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario de Bogotá&59; este Colegio y su rector, Monseñor Rafael María Carrasquilla, tuvieron gran influencia sobre Luis Patiño. En 1914 recibió su diploma de Bachiller y fue elegido para la honrosa posición de Colegial de Número de ese centro docente.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Siempre estuvo orgulloso de haberse formado en esos claustros y siempre recordó con respeto, afecto y gratitud a Monseñor Carrasquilla&59; estos sentimientos los expresó bellamente en repetidas ocasiones, por ejemplo, en su tesis de grado de 1922, a la cual me referiré más adelante, y en el discurso que pronunció en 1968 cuando ingresó a la Academia Colombiana de la Lengua tratando doctamente el tema del léxico médico.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Relatar y comentar en una ocasión como esta que hoy nos congrega la vida, las múltiples actividades, las muchas realizaciones de Luis Patiño Camargo y las numerosas distinciones que recibió y todo lo que sobre él se ha escrito, sería tarea de varias horas. Existe un gran caudal de información al respecto, gracias al escrupuloso cuidado con que él conservaba correspondencia, documentos, publicaciones, etc., ya la excelente labor de recopilación y ordenamiento, que con filial afecto y dedicación ha hecho José Félix, su hijo ..<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Otras personas, sin duda más calificadas y capaces que yo, han exaltado con gran altura e impecable estilo la vida de nuestro personaje. Así pues, para no hacerme interminable mencionaré brevemente algunos de los muchos hechos de su existencia, tratando de resaltar los que, a mi juicio, fueron más salientes.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;En 1914 comenzó sus estudios en la Facultad de Medicina y Ciencias Naturales de la Universidad Nacional. Su actividad debía ser asombrosa, pues ya a partir de 1917 y hasta 1922 desempeñó varios cargos, con responsabilidad y competencia&58; Jefe del Laboratorio Clínico y Practicante de la Casa de Salud de Marly&59; Preparador de Bacteriología e Interno de la Clínica General de la Facultad de Medicina&59; Profesor de Historia Natural del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario...<&59;/p>&59;
No References
No Citations
No Supplementary Data
No Article Media
No Metrics

Document Type: Research Article

Affiliations: Academia Nacional de Medicina

Publication date: January 1, 1992

  • Access Key
  • Free content
  • Partial Free content
  • New content
  • Open access content
  • Partial Open access content
  • Subscribed content
  • Partial Subscribed content
  • Free trial content
Cookie Policy
X
Cookie Policy
Ingenta Connect website makes use of cookies so as to keep track of data that you have filled in. I am Happy with this Find out more