Skip to main content
padlock icon - secure page this page is secure

Open Access Carta al Editor

Download Article:

The full text article is available externally.

The article you have requested is supplied via the DOAJ. View from original source.

This article is Open Access under the terms of the Creative Commons CC BY-NC-ND licence.

<&59;p>&59;<&59;em>&59;<&59;strong>&59;Bogotá, 01 de Agosto de 1990<&59;/strong>&59;<&59;/em>&59;<&59;br />&59;<&59;em>&59;<&59;strong>&59;Señores<&59;/strong>&59;<&59;/em>&59;<&59;br />&59;<&59;em>&59;<&59;strong>&59;Miembros del Consejo Editorial<&59;/strong>&59;<&59;/em>&59;<&59;br />&59;<&59;em>&59;<&59;strong>&59;Academia Nacional de Medicina<&59;/strong>&59;<&59;/em>&59;<&59;br />&59;<&59;em>&59;<&59;strong>&59;E.S.D.<&59;/strong>&59;<&59;/em>&59;<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Señores doctores&58;<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Con toda consideración y respeto me permito agregar algunas anotaciones al escrito del Académico Alberto Cárdenas Escobar, aparecido en el No. 22 de Medicina, para destacar algunos aspectos de la personalidad del doctor Alberto Schweitzer galardonado con el Premio Nobel de la Paz.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;A los 30 años de edad tomó una decisión dramática&58; Estudiar Medicina para trabajaren el África Ecuatorial. Cuando terminó sus investigaciones sobre enfermedades tropicales y sus prácticas hospitaLarias, partió para el Gabon al pequeño pueblo de Lambarené. La tarea era desconsoladora&59; La atención médica había que prestarla al aire libre&59; iba con su esposa, como enfermera y amanuense, y no se encontraba ni un intérprete, ni un ayudante. Cuando le llegaron la medicina y el equipaje hubo que acomodarlos en un viejo gallinero abandonado&59; el calor era insoportable y le venían enfermos de varias millas a la redonda, a pie o en Canoas.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Las enfermedades más difundidas eran Malaria, Disentería, estreptococias y la más mortífera, la Tripanosomiasis Gambiense, para la que empezaban a llegar medicinas nuevas eficaces y las medidas preventivas como el suministro de agua potable y enmallado de ventanas impedían muchas contaminaciones.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Pero la que causaba mayores dificultades y trabajo era la Mycobacteriasis Anestesiante, incurable, de difícil diagnóstico, afectando a varios miembros de la misma familia, de aspecto horripilante, con complicaciones neuríticas muy dolorosas, frecuente ceguera, e invalideces y procesos erisepelatososacrotéricos, que exigían acompañante para el cambio y lavado de vendas y suministro de alimentos.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;A menos de un año de establecidos estalló la Primera Guerra Mundial y en su calidad de Alsacianos fueron internados en un campo de concentración y el Doctor empezó a escribir su Filosofía de la Civilización. El Respeto a la Vida infundióle ánimo para soportar las dificultades que los abrumaron al ser remitidos a Europa al Campo de Concentración de Sr. Remy. Cuando se firmó el Armisticio habían almacenado fortaleza física y espiritual.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;Estaba más decidido que nunca a ir a donde mas lo necesitaran yen 1924 volvió al África a su hospital haciéndose a fondos con recitales de órgano y dando conferencias para proseguir su obra en Lambarené. Tendría que pasar largos períodos reclutando dineros, dando conferencias y recibiendo distinciones en diversos países.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;La ciudad de Francfort le confirió un premio en dinero, en memoria de Goethe, por “servicios a la comunidad” y la Reina Isabel lo honró con la Insignia de Miembro Honorario de la Orden del Mérito, que solamente había sido concedida a otro, no británico, el Presidente Eisenhower.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;En 1939 se declaró la Segunda Guerra Mundial y las dos fuerzas, la de Vichy y la de Francia Libre, sobrevolaron con sus aviones sobre el pueblito de Lambarené, quedando los alsacianos como franceses&59; el trabajo en el hospital había disminuido mucho pero después de algún tiempo llegó como visitante distinguida la esposa del Doctor a quien éste le había agradecido mucho que le hubiera dejado volver solo. En mayo de 1945 terminó la guerra.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;El hospital nuevamente iba creciendo. El Doctor trataba de escribir un poco cada noche, pero, si había enfermos graves, prefería atenderlos&59; en una sala se celebraban oficios religiosos y el doctor predicaba con dos intérpretes, que repetían sus palabras en las dos lenguas nativa” principales, sobre temas sencillos como las parábolas del hijo pródigo y el buen samaritano.<&59;/p>&59;<&59;p>&59;La nauseabunda medicación chalmúgrica oral y la dolorosa ineficacia de los esteres inyectados eran gran pesadumbre para el doctor por el número creciente de enfermos de mycobacteriasis, pero fué un glorioso amanecer la llegada del Promin, a pesar de su elevado costo, y luego, la de la sulfona, inexpensiva y oral, que permitía el tratamiento domiciliario, aunque la errónea creencia de que aumentando las dosis serían más rápidas las mejorías causaba en todo el mundo complicaciones difíciles de contrarrestar...<&59;/p>&59;
No References
No Citations
No Supplementary Data
No Article Media
No Metrics

Document Type: Research Article

Affiliations: Academia Nacional de Medicina

Publication date: January 1, 1991

  • Access Key
  • Free content
  • Partial Free content
  • New content
  • Open access content
  • Partial Open access content
  • Subscribed content
  • Partial Subscribed content
  • Free trial content
Cookie Policy
X
Cookie Policy
Ingenta Connect website makes use of cookies so as to keep track of data that you have filled in. I am Happy with this Find out more